Medusas – bellas de ver, abstenerse de tocar

Desafortunadamente, en los últimos años se ha producido en la costa mediterránea un aumento en la proliferación de medusas, como resultado de una variedad de actividades humanas, lo que representa una amenaza creciente para las actividades recreativas y los deportes acuáticos.

Conocer al “enemigo”
Una picadura de medusa puede llegar a ser bastante molesto. El año pasado fue avistada en la costa malagueña especialmente la medusa Pelagia noctiluca. Son muy pequeñas (unos pocos centímetros), de color púrpura-rosa y semi-transparentes, lo cual hace que sean muy difíciles de ver en el agua.
Sin embargo, no “atacan” a los nadadores sino que son transportadas por las corrientes del océano y son muy fáciles de evitar, siempre cuando no haya demasiadas.

Mantener la clama
A las medusas no les interesa picarnos, ya que si pican, pierden una parte de sus tentáculos. Mantén la calma y no entres en pánico. Tienes que nadar muy suavemente y alejarte lentamente de ella y tratar de evitarla, y no pasará nada. Si nadas más rápido con movimientos violentos, atraerás sus delgados tentáculos hacia tu cuerpo y te picará. Casi el cincuenta por ciento de las picaduras de medusa son producidas por el pánico.
Si tienes una medusa muy cerca, se recomienda colocar la palma de la mano en la parte más gelatinosa, el paraguas, y empujarla lentamente hacia un lado. Los tentáculos seguirán este movimiento y no te picarán.

En las playas urbanas a lo largo de la costa malagueña hay banderas que indican el estado del mar y la presencia de medusas. En estas zonas también hay por lo general un puesto de socorrismo al que puedes acudir si te ha picado una medusa.

Algunos consejos útiles:
La aplicación frecuente de protector solar no sólo es útil contra la luz solar, sino también como una sustancia aislante de los tentáculos de las medusas. No tocar las medusas muertas o fragmentos de ellas, ya que su poder punzante dura hasta 24 horas, incluso fuera del agua.

En caso de picadura:

infomedusa

Captura pantalla app “Infomedusas”

No rascar o frotar el área afectada. Lavar el área con agua de mar. Eliminar los restos con pinzas. Aplicar hielo para aliviar el dolor. Cuando se utiliza hielo, no debe entrar en contacto directo con la piel.
Muchos lugareños (incluida la autora) suelen llevar en el bolso de la playa una pequeña botella con vinagre o amoniaco como un medio de primeros auxilios. En las farmacias también se pueden comprar prácticos aplicadores (especialmente útiles para los niños). O vas al puesto de socorro más cercano. Proteger la zona afectada durante los próximos días de luz solar directa.

El Aula del Mar de Málaga ha desarrollado una aplicación útil de “Vigilancia de Medusas” para Android que se puede descargar en www.infomedusa.es/download y que proporciona una actualización del estado de las playas de Málaga.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *